Ellas

Algunas supersticiones relacionadas con el traje de novia

traje de novia

El día de la boda siempre ha estado plagado de supersticiones. Y es que no puede ser para menos: se trata del inicio de una nueva vida y queremos que todo sea propicio para la felicidad. Vamos a contaros algunas creencias relativas al traje de novia.

Después de la pareja, claro está, la estrella de cualquier boda es el traje de novia. Es un misterio para la mayoría antes del gran día, y es un recuerdo que cualquier mujer quiere atesorar con cariño el resto de su vida. Se suele decir que es muy importante que la novia no intervenga en su confección, en caso de que se haga a medida; cada puntada que dé sobre él equivaldrá a una lágrima durante su matrimonio. Así que, antiguamente, eran la madre, las hermanas u otras personas de la familia quienes se encargaban de tal tarea. Aunque hoy en día no parece que esta superstición tenga mucho sentido, teniendo en cuenta que difícilmente vamos a poder intervenir en la elaboración de un traje que encarguemos a un modista…

Los espejos, lejos hasta el día señalado

Por mucho que pueda gustarle a una novia mirarse en el espejo con todos los avíos, la creencia popular no lo recomienda. Atrae la mala suerte, se dice, probarse el traje completo antes de la ceremonia, y mucho más si además contempla su reflejo de este modo. Dejemos todo esto para el mismo día de la boda.

Las arañas, un símbolo de buena fortuna

Vamos a terminar hablando un poco de cómo atraer a la buena suerte, que no todo son supersticiones nefastas. Si el día de la boda estamos probándonos el vestido y nos encontramos una araña… lejos de chillar, debemos sentirnos agradecidas. Hay una curiosa superstición que dice que hallar uno de estos pequeños insectos en el traje de novia es una señal inequívoca de buena suerte. Eso sí, habrá que retirarla, pero con mucho cuidado de no matarla ni hacerle daño.