Organización

Bodas póstumas, una dura realidad

Posthumous-wedding-betwee-001Algunos desconocen estos casos, pero el desconocimiento no significa que no existan y mucho menos que no sean numerosos. Lo cierto es que en Francia está vigente una ley que autoriza la celebración de bodas póstumas, esto es en el caso de la muerte de uno de los contrayentes.

Para poder realizar este tipo de ceremonias es menester que existan pruebas fehacientes de que la persona fallecida tenía la intención de casarse con quién solicita la boda póstuma. Ejemplo de ello es la reciente boda realizada en el ayuntamiento de Dommary-Baroncourt, en el que Magali Jaskiewicz, de 26 años, contrajo enlace con su novio Jonathan que falleció hace un año a causa de un accidente de tránsito.

Entre las cosas tomadas en cuenta para autorizar dicha boda está el comprobante de pedido de cita para su casamiento realizado por la pareja dos días antes del fatídico hecho que acabara con la vida del joven. La pareja convivió durante 6 años y tuvieron, producto de dicha convivencia, dos hijas.

Este tipo de ceremonias son contempladas por la ley especialmente para brindar la contención legal que se le otorga a las viudas, a una persona que por motivos fortuitos ha quedado en esa condición sin pasar previamente por la ceremonia de bodas.

Como decíamos en un principio, aunque muchos desconozcan la existencia de estas ceremonias, en Francia se celebran docenas de ellas por año.

Fuente e imagen: 20minutos