Organización

¿Casarse en un castillo o en un palacio?

boda castillo

El término “boda de cuento”, que tantas veces escuchamos como algo metafórico, puede volverse realidad si decidimos elegir un castillo o un palacio como escenario de nuestro enlace. ¿Pero sabemos realmente cuál es la diferencia entre ambos?

Se trata de dos palabras que demasiado a menudo, y demasiado erróneamente, se utilizan como sinónimos. Sin entrar demasiado en materia, podemos distinguir cada uno por su uso habitual en la época en la que se construían: normalmente, el castillo era una fortaleza militar, muy grande, con salones acondicionados para la pompa y el boato; el palacio, en cambio, solía ser una residencia alternativa más destinada al descanso y al reposo, con gran importancia como centro de encuentros diplomáticos. Son diferencias sutiles, ya que a efectos prácticos tanto uno como otro podían funcionar igual, pero sí es cierto que su diseño difería debido a esto.

Si pensamos en una boda urbana, sin demasiadas complicaciones a la hora de acceder al lugar de la misma, lo mejor será que busquemos algunos de los muchos palacios que se suelen encontrar dentro de las propias ciudades. Los castillos, en cambio, suelen situarse más alejados de los núcleos urbanos, y en ocasiones (precisamente por esa importancia estratégica militar) en zonas elevadas. Esto implica que los invitados tendrán que acceder en algún vehículo, y por tanto que tendremos que pensar, si queremos ofrecerles todas las comodidades, en fletar un autobús. Un gasto extra que habremos de considerar.

Perfectos para bodas temáticas

Pero realmente los pequeños inconvenientes de acceso nos resultarán nimios si tenemos en mente una boda temática medieval o gótica. Si nos gusta esa ambientación y es el sueño que albergamos para nuestro enlace, entonces lo mejor será no reparar en gastos. Antes de escoger un palacio o un castillo, es conveniente que nos informemos de su historia, dejándonos guiar por lo que tiene a sus espaldas además de por lo estético que nos pueda parecer. ¡Quizás nos enteremos de alguna leyenda o tradición asociada al emplazamiento que podremos adaptar y asimilar para nuestra boda!