Tradiciones

Cásate conmigo

M100380

Hace muchos años el pedido de manos era verdadera obligación, aunque en este caso el novio debía hacerlo ante el padre y la familia de la novia, con el paso del tiempo la tradición fue cambiando a que simplemente, y de la manera más romántica posible, el novio hiciera el pedido a la novia con el tradicional: “¿Quieres casarte conmigo?”.

Pasado el tiempo, en muchas culturas esto se ha ido dejando de lado, al punto tal que en la gran mayoría de los casos solo se trata de una conversación sobre si nos casamos o nos vamos a vivir juntos, cuándo lo hacemos, qué te parece si…; y no mucho más que eso.

Aunque al parecer el romanticismo intenta regresar con todo, y ya son varios los novios que, en su afán de sorprender a sus novias, han retornado al viejo pedido de casamiento y de las formas menos convencionales.

Como está en inglés solo cabe aclarar que la pareja iba “casualmente” de paseo cuando en un parque les piden que participen de un corto que se está realizando sobre el tema noviazgo y tal… lo demás, no necesita explicación; puro amor y a la vista de todo mundo. ;)