Consejos

Combatir la ansiedad pre-boda con homeopatía

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No es nada inusual que incluso las personas más tranquilas aumenten su nivel de estrés y ansiedad conforme se acerque la fecha de la boda. Quizás, en una situación así, la homeopatía pueda sernos de ayuda.

Seguro que todos tenemos métodos y medicinas habituales a las que recurrimos en casos así; nos ayudan a sentirnos bien en un primer momento y nos recargan de energía para seguir afrontando los mil y un preparativos a los que debemos hacer frente, en muchas ocasiones a contrarreloj… Algunas, sin embargo, tienen un efecto que no podemos obviar: pueden generar dependencia, sobre todo si nos convencemos a nosotros mismos de que nos hacen más falta que nunca, y de que no pasa nada por subir un poco la dosis. Con la homeopatía, en cambio, no existe ese inconveniente; tampoco nos encontramos con otra clase de problemas derivados como la somnolencia residual, la alteración de la memoria o problemas de coordinación, esa letra pequeña que no conviene pasar por alto.

Emplear la homeopatía… y algo más

BoironPodemos confiar en los medicamentos homeopáticos (siempre con la guía de un experto, como Laboratorios BOIRON) para tratar crisis de ansiedad, insomnio o irritabilidad sin miedo a que nos pase factura. Son fáciles de transportar allá donde vayamos (y al preparar una boda, esto puede ser muy importante… ¡seguro que en un mismo día podemos movernos sin parar de aquí para allá!) y de tomar en las dosis que nos indiquen.

Pero no debe ser nuestra única herramienta en estas situaciones que, por desgracia, no sólo son exclusivas durante los preparativos de un enlace. Más allá de estos momentos puntuales, debemos ser capaces de identificar, en otras parcelas de nuestra vida diaria, esos factores de presión social, familiar o afectiva que pueden provocarnos trastornos a medio o largo plazo y resurgir en momentos clave. La homeopatía puede ser una guía, una muleta, pero somos nosotros mismos los responsables de emplear nuestros propios recursos para evitar que el estrés o la ansiedad arraiguen en nosotros, convirtiéndose en peligros muy severos.