Ellas

Combina tu vestido de novia con el tono de tu piel

Aunque tengas clarísimo que tu vestido de novia va a ser de un color determinado, es importante que tengas muy en cuenta que no todas las tonalidades son adecuadas para ti, ya que, para que te favorezcan, tienen que ir acordes con el color de tu piel. Por este motivo, si tienes una tez clarita tirando a rosada, lo mejor será que optes por un blanco natural, así como por un azul o un verde si eres atrevida y vas a apostar por algo rompedor y diferente. No obstante, si tu cutis es blanquito pero tu piel tiene ciertos tonos que tiran hacia al amarillo en vez de hacia el rosa, decántate por un traje en color crema o marfil.

Por otro lado, para las chicas con la piel bronceada con toques rosados, los colores crema también serán perfectos, mientras que, si tu piel es morena pero tiene un cierto tono amarillento, el crudo será tu principal aliado.

Asimismo, te recomendamos que, siempre que puedas, mires cómo te queda el color de los trajes de novia que te pruebes a la luz natural, ya que los focos de las tiendas pueden hacer que veas un efecto que no es realmente el que estás consiguiendo con ese color.

No obstante, si no te es posible salir de la tienda, puedes ir a un lugar donde vendan telas y pedir que te den un trozo de cada uno de los colores que te gustan para tu vestido de novia. De este modo, tendrás la oportunidad de observar, en casa y de forma más tranquila, cómo te sienta cada una de estas tonalidades y si te favorecen o no.