Consejos

Cómo cuidarte el día antes de la boda

Wedding accessories

Es normal que, el día antes de la boda, estés como un flan y los nervios no te dejen siquiera pensar, ya que este es uno de los acontecimientos más importantes de la vida de cualquier persona.

Es por ello que no tengo ninguna duda de que deseas que todo sea perfecto durante esta jornada en la que te situarás frente a un altar para demostrarle a tu pareja lo mucho que la amas a través de un rotundo “sí, quiero”. Y, para conseguirlo, no solo deberás elegir el vestido de novia ideal, dar con las alianzas perfectas o hallar el lugar idóneo para darle vida a un banquete de bodas de ensueño, sino que también será fundamental que tengas en cuenta los cuidados a los que debes someterte el día antes de la boda para estar fantástica, arrebatadora y radiante durante tu gran día.

Una cena ligera

Para no despertarte hinchada y poder proporcionarle una gran luminosidad a tu piel, no hay nada como cenar, el día antes de la boda, un plato ligero compuesto por verduras frescas, como una ensalada de lechuga, tomate, aceite de oliva y huevo duro. Para el postre, yo optaría por beber una infusión de poleo menta, relajante e ideal para facilitar la digestión.

Bebe mucha agua

El agua hidratará tu piel, la llenará de luminosidad, disminuirá la hinchazón de tu vientre al ponerle fin a la retención de líquidos, prevendrá la aparición de las ojeras y combatirá el estreñimiento. Así que no te olvides de beber dos litros de agua el día antes de la boda para despertarte con un cuerpo y un rostro perfectos.

Duerme bien

Sí, lo sé; dormir bien el día antes de la boda parece algo imposible para muchas novias. Sin embargo, es importante que hagas todo lo posible por conseguirlo debido a que, si no concilias el sueño, lo más probable será que te levantes con ojeras y mala cara. Así que intenta relajarte al máximo, bébete una infusión calmante como tila o hierbaluisa y date un baño caliente después de haber introducido unas gotas de aceite de lavanda en el agua antes de meterte en la cama para dormir como un bebé.