Consejos

Consejos para celebrar las bodas de plata

bodas de plata

Las bodas de plata son un momento muy especial para una pareja, una ocasión en la que pueden renovar sus votos y su amor de manera mucho más sosegada. ¡Nada que ver con el trajín y el agobio de la “primera”! Os damos algunos consejos para celebrarlas.

Lo habitual en las bodas de plata es conmemorar esos veinticinco años de matrimonio recordando las promesas que se hicieron en su momento. Sin embargo, algunas parejas prefieren no renovar los votos como tales, sino crear unos nuevos, una idea sin duda muy bonita y con mucho significado: después de un tiempo tan largo de convivencia, seguro que han surgido nuevos lazos, nuevas perspectivas y por supuesto se ha labrado un conocimiento diferente de la pareja. ¿Por qué no escribir votos acordes a todo este recorrido? Lo mismo sucede con los anillos. En vez de hacer una simbólica entrega de los mismos, algunas parejas optan por comprar nuevas prendas que regalarse en un día tan especial.

Los hijos, los grandes protagonistas

Si hay algo que sin duda ha podido cambiar y revolucionar la vida en estos veinticinco años es la aparición de los hijos. Muchas veces son éstos los que deciden organizar las bodas de plata como un homenaje y un regalo a sus padres. En estos casos, algunas ideas entrañables pueden ser crear un vídeo con momentos especiales del matrimonio, regalarles una placa que conmemore el día o incluso recitar un discurso elaborado para la ocasión. Más de una lágrima aparecerá en los ojos de los homenajeados, sin duda.

La música puede ser otro detalle muy importante. Algunas parejas querrán revivir ese primer baile de casados, pero otra posibilidad es la de elegir un set de canciones que digan algo de los cinco lustros juntos, que tengan suficiente mensaje y expresividad. Nuestro consejo general, a la hora de planificar la celebración de las bodas de plata, es precisamente ése: más que lo fastuoso, decidirse por símbolos personales y únicos, que reflejen la vida transcurrida y todo lo que aún está por venir.