Consejos

Después de la boda: nuestro hogar

feng_shui_bedroom

Algo que nunca hemos hablado en este sitio es el después de todo lo relacionado a la boda, pero que no deja de ser de suma importancia, ya que pasada la emoción de la ceremonia, la fiesta e incluso el viaje de bodas, deberás atravesar en brazos de tu flamante esposo la puerta del nuevo hogar conyugal. Pero para eso habrás pasado un tiempo importante previo a la boda organizando todo lo necesario para que esté listo para recibirlos.

A partir de hoy te dejaremos una serie de consejos para que ese hogar esté cargado de buenas energías y les augure un futuro venturoso, para eso hemos recurrido al Feng Shui (se pronuncia “fong-shuei”). Estas palabras provienen de un antiguo vocablo chino que significa “viento y agua”.

El Feng Shui se practica en China desde hace más de seis mil años, basándose en el principio de la armonía en el entorno. Si existía una vegetación exuberante, abundante fauna, agua cercana, luz solar y también espacios de sombra, el sitio se consideraba beneficioso. Si por el contrario, había árboles secos, salientes puntiagudas y amenazantes, tierra seca y agrietada, el sitio no se consideraba de buen augurio.

Todo lo que se oía, veía, olía y sentía, hablaba bien o mal acerca de las cualidades del entorno. Una estructura, localización y distribución saludable de nuestros espacios hogareños, será un buen soporte para nuestro desarrollo personal, de pareja y familiar. El Feng Shui contemporáneo combina su enfoque con ciencias modernas que han aportado grandes beneficios y fuertes influencias en el ser humano y su entorno, como la geobiología, la baubiología (campos magnéticos), la psicología y la arquitectura,logrando una disciplina que se adapta a los tiempos actuales sin perder su esencia ancestral.

 Especialmente para que en nuestro hogar siempre haya energías positivas. En general, se recomienda la sencillez. Mientras menos muebles y objetos haya en un lugar, más armonioso será.

Un sitio muy cargado absorbe demasiado la atención de los visitantes y su energía. La entrada a una casa, tan abierta y limpia como sea posible. Sillas apoyadas en la pared, aumentan la sensación de confianza, estabilidad y soporte.

Si al entrar en un cuarto hay algo poco armonioso, hay que solucionarlo. Un ingreso debe ser siempre una experiencia agradable. El dormitorio necesita tranquilidad y calma para lograr un sueño reparador. Se sugiere ver la puerta de entrada desde la cama.

Algunos colores imparten energía, como el rojo, mientras el azul tiene un efecto relajante. Los colores telúricos dan una sensación de seguridad. Se pueden modificar los colores de un cuarto no sólo en las paredes sino en los elementos de adorno que se colocan.

Sembrar flores rojas a la entrada de la casa, atrae el dinero, así como colocar colgantes musicales, atrapa la energía.

Las plantas son reservorios de energía. En cualquier recinto no solamente embellecen y refrescan el lugar sino contribuyen poderosamente a lograr un flujo adecuado de la energía chi, ofreciendo también soluciones prácticas para dividir espacios y crear rincones, además resuelven muchos problemas espaciales, añaden luz natural a un espacio oscuro, descubren entradas y crean la sensación de amplitud y pueden reflejar la luz y el paisaje exterior dentro de un local oscuro.

El nivel de iluminación armoniza el ambiente: luces claras y brillantes, similares a la luz solar en los sitios como la cocina o dondequiera que trabajamos y leemos.

Luces suaves y discretas en las salas y locales donde socializamos, íntimas en el dormitorio, para cambiar totalmente el propósito de un espacio.