Consejos

El beso de los novios

Uno de los momentos más importantes en la ceremonia de bodas es el beso de los novios. Esto, como siempre repetimos, se ajusta al tipo de bodas que se haya escogido, y sobre todo a la personalidad de la pareja. Si bien hay bodas excesivamente exóticas donde todo vale, también las hay al extremo de tradicionales. Entonces, ¿cómo saber cuál es el punto justo del beso que deben darse los novios?

Veamos pues algunos consejos como para que todos queden conformes, sin caer en teatralizaciones ni perder la naturalidad:

1- Conversar sobre el tema: es raro que se nos ocurra hablar de antemano qué tipo de beso nos daremos llegado ese momento en la boda, pero no estaría mal hacerlo, ya que con una simple conversación nos ahorraremos sorpresas y todo saldrá mucho más natural y sincero.

2- Practicar: leerlo así simplemente suena hasta ridículo, pero creeme no está de más, la mayoría de nosotros nos hemos besado demasiado hasta llegar a la boda, pero este es un beso diferente, se trata de un beso amoroso pero sin caer en excesos pasionales, por lo tanto no estaría mal practicar un beso de estas características.

3- No practicar: para aquellos que creen que lo mejor es la improvisación y “lo que salga en el momento”, también es válido dejarlo librado a los sentimientos que nos dominen. Sobre todo en aquellos casos en que la pareja sabe que, sea como sea, nadie saldrá escandalizado.

4- Sin sorpresas:
sería conveniente que los novios se abstengan de intentar cualquier movimiento excesivo en ese momento, como reclinar a la novia, ya que si sale bien será fantástico, pero si algo falla por los nervios o el vestido o el momento, sería un verdadero chasco.

5- Compostura, sobre todo: en todos los casos es impropio que el beso sea exagerado, de larga duración y demasiado sensual.