Ellas

Guardar vestido de novia

guardar_vestido_de_novia.thumbnail

Luego de haber escogido con tanto esmero y cuidado el vestido de novia, es sumamente importante recordar que para conservarlo se deben tomar algunas medidas especiales, claro, si la novia ha decidido conservarlo, ya que una decisión bastante común es venderlo o donarlo.

Antes que nada, será necesario enviar el vestido a una limpieza profunda, más allá del sencillo Dry Clean, ya que aunque éste puede remover la suciedad superficial y manchas visibles, no le proveerá protección contra deterioro a largo plazo, como cuando los tejidos empiezan a volverse amarillentos, o algunas manchas no visibles al inicio salen a la superficie.

Por esto, es necesario buscar con anticipación un lugar profesional y experimentado en la limpieza de vestidos de novia, aunque ojo, algunos podrían cobrar mucho más que otros con el mismo servicio, así que será necesario investigar un poco antes.

Se debe tomar en cuenta que algunas aplicaciones especiales del vestido, como lentejuelas o bordados, pueden aflojarse y requieran un retoque antes de guardarlo por mucho tiempo.

Luego del servicio de limpieza, el vestido deberá guardarse en una caja, envolviéndolo con papel especial que absorva la humedad. Para este efecto existen algunas fundas en el mercado que resultan muy útiles, las cuales son libres de ácidos y tienen ph-neutral, lo cual es muy importante, incluso, algunas son repelentes al agua. Un detalle a notar con respecto a esto es que la funda o envoltorio le permita al vestido respirar. Por ello, algunos expertos recomiendan ventilar el vestido cada cierto tiempo, evitando así que obtenga ese aroma desagradable de ropa vieja.