Consejos

Ideas para una boda junto a una piscina

Romantic wedding setting

Muchas personas plantean su boda en verano para poder escoger escenarios típicos de la estación, como puede ser una piscina. En este caso, además de encontrar el sitio adecuado es importante saber cómo decorarla y convertirla en el eje central de la celebración.

Las piscinas encierran múltiples posibilidades para una boda. Podemos ir un paso más allá, ser del todo originales y guardar un recuerdo inolvidable casándonos dentro de la misma: basta con disponer una plataforma y celebrar allí el enlace propiamente dicho. ¡Hay quien incluso se ha casado dentro del agua, en bañador!

Pero si preferimos ir sobre seguro, lo más probable es que nos conformemos con casarnos al lado de la propia piscina. Acondicionar el espacio de la ceremonia no supondrá demasiado esfuerzo, entre otras cosas porque probablemente el lugar en que nos casemos nos proporcionará todo lo que necesitaremos para nuestra boda. Pero es posible que la piscina sí corra de nuestra cuenta, y aquí podremos echar mano de nuestra imaginación todo lo que queramos. Una posibilidad muy sencilla es la de usar velas, ese accesorio todoterreno, muy vinculado con el romanticismo. Especialmente si, además, la boda se celebra al atardecer o una vez entrada la noche: pocas cosas más hermosas habrá que la silueta de la piscina rodeada por el parpadeo tenue de las velas mientras la luz del día se esfuma lentamente.

Las flores no tienen por qué quedar fuera

Si en una iglesia o un juzgado las flores son la decoración omnipresente, lo mismo puede suceder si nos casamos al lado de una piscina. No tenemos por qué limitarnos a colocarlas junto al lugar del enlace: podemos plagar el agua de ellas, convirtiendo la piscina en sí en un bonito jardín acuático. Una planta central, quizás un ramo con la misma elección de flores que el de la novia, y pétalos de rosa alfombrando el agua… y ya habremos conseguido una decoración perfecta, que quedará sin duda inmortalizada de manera preciosa en las fotos.