Tradiciones

La bella tradición de la pedida de mano

La bella tradición de la pedida de mano

La petición de mano era, hasta hace no muchos años, un acto en el que el novio solicitaba al padre de la novia el poder contraer matrimonio con su amada.

Pues bien, aunque esta bonita costumbre ha caído prácticamente en desuso y ya no es puesta en práctica por las parejas jóvenes que van a casarse, siempre es bonito conocer cómo se lleva a cabo para que, si quieres celebrar una boda de lo más tradicional, puedas saber cuáles son los pasos que deben llevarse a cabo.

En primer lugar, se organiza una reunión entre los padres de ambos miembros para que se conozcan y puedan presentarse formalmente, aunque, en la actualidad, los progenitores de los novios suelen conocerse mucho antes de que tenga lugar el enlace.

En todo caso, esta formalidad deberá ser organizada por los padres de la novia, aunque la mañana en la que vaya a celebrarse el encuentro el novio deberá enviarle a su amada un ramo de flores blancas, según reza el protocolo.

Una vez que los padres de la futura esposa lleguen al lugar donde se celebrará la reunión, los novios serán los encargados de presentar a ambas familias.

Cabe destacar que, a la hora de elegir el momento y el lugar idóneos para celebrar la pedida de mano se pueden tener en cuenta multitud de opciones, ya que esta puede tener lugar en casa o en un restaurante y celebrarse en forma de comida, cena, almuerzo o merienda. ¡Los novios deciden!

Otro aspecto a destacar de la pedida de mano es el intercambio de regalos, el cual se hace solo entre los novios y en presencia de ambas familias. En este caso, lo más habitual es que él le regale a ella un anillo, mientras que el presente más frecuente para los varones es un buen reloj, aunque en ambos casos se pueden barajar otras opciones.