OrganizaciónTradiciones

La madrina, otra protagonista de la boda

Cuando hablamos de bodas lo primero que viene a nuestra mente es la novia, luego el novio y un poco más tarde podemos llegar a hablar de los invitados. Pero, ¿por qué hablamos tan poco de las madrinas? Estas son una figura importante dentro del ceremonial de una boda y su elección no es al azar. Además de cumplir una función durante la ceremonia, el banquete, la fiesta; y por sobre todas las cosas, en la vida de la novia.

La madrina, además de ser quien ocupa el lugar de honor más destacado luego de la pareja, es quién le dará a la novia toda la tranquilidad que necesita ayudándola en cada cosa a lo largo de todo el día de la boda y durante la misma. Desde ayudarla con el vestido y los accesorios hasta ocuparse de los invitados durante la fiesta.

La elección parte desde el afecto. La madrina es alguien importante para la pareja y como tal ocupa un lugar especial en ese día, por lo tanto su vestimenta no debe opacar a la novia pero debe estar a la altura de las circunstancias. Lo ideal es que vista un elegante vestido que puede ser de color gris perla, coral, morado o lila. Puede llevar un bello escote y accesorios que se destaquen, como así también unos sensuales zapatos de tacón.

Entre sus muchas actividades durante la boda están las de: entregar el arroz a los invitados para que arrojen a los novios a la salida de la ceremonia, ayudar a decorar el salón, estar atenta a cada detalle para que todo salga perfecto, organizar la despedida de soltera de la novia e incluso ayudar a decorar el coche nupcial. Podríamos decir que la madrina es alguien que debe estar en cada pequeño detalle pero sin descuidar el sitial de honor que tiene reservado.