Consejos

La mesa de dulces, un indispensable.

Las fiestas de bodas por lo general tienen, prácticamente todas, el mismo ritmo y tiempos similares; esto es sobre todo, cuando comienza la parte del baile. Una vez que hemos compartido el banquete con nuestros invitados, luego de los brindis y el corte de la torta de bodas, suele comenzar la fiesta con el vals de los novios.

Esto habitualmente sigue con varias horas de baile, durante las cuales se distribuye el cotillón, y en las que sobre todo nuestros invitados beberán bastante más que hasta ese momento; especialmente por la actividad física que significa bailar sin cesar.

En medio de todas estas horas una excelente idea es brindarle a nuestros seres queridos que comparten esta noche tan especial con nosotros, un pequeño oasis ante tanto desgaste físico, esto bien puede ser una espléndida mesa de dulces. Sin dudas en ella recuperarán las energías necesarias para seguir adelante con los festejos y el baile.

Un consejo: que no te falten en esta mesa un buen lemon-pie, cheesecake, marquise, rogel, tiramisú y tartas de frutas varias.

Fuente e imagen: casamientosonline