Protocolo

La música en las bodas religiosas

La música en las bodas religiosas

La música no solo sirve para practicar baile y actividades físicas, sino que las melodías tienen la capacidad de transportarnos hasta otros mundos a través de las notas musicales, algunas de ellas poseedoras de una gran belleza.

Es por ello que la música se convierte en un elemento de gran importancia dentro del universo de las bodas, ya que marca tanto el inicio como el final de las ceremonias y está presente en los momentos más emotivos de cualquier enlace matrimonial.

No obstante, si vas a celebrar un casamiento religioso será importante que tengas en cuenta algunas reglas protocolarias que, aunque no son de carácter obligatorio, te ayudarán a organizar una maravillosa ceremonia.

Melodías religiosas

Aunque todos estamos acostumbrados a escuchar la tradicional Marcha Nupcial cuando acudimos a una boda que se celebra en una iglesia, hoy en día no es obligatorio elegir esta melodía, sino que puedes decantarte por cualquier canción que te guste.

La mejor elección

A pesar de que cada persona tiene unos gustos distintos, una buena elección si festejas una boda religiosa puede ser escoger una melodía suave que permita que el sonido de las guitarras y los violines invada la estancia.

Durante la misa

Como te hemos comentado anteriormente, cuando entres en la iglesia del brazo del padrino no hará falta que suene una melodía religiosa, aunque este tipo de canciones sí deberán estar presentes durante la misa. Sin embargo, será importante que antes hables con el sacerdote que vaya a oficiar la ceremonia, ya que a muchos no les gusta que suenen canciones mientras hablan debido a que la música puede provocar que sus palabras no puedan ser escuchadas con total claridad.