Ellas

La tradición de las damas de honor

Depositphotos_31603827_s

Otra de tantas tradiciones que cada vez se vuelve más popular en todo el mundo, importada de los países anglosajones, es la de las damas de honor. ¿Sabemos exactamente en qué consiste?

Vemos tantas veces esta figura en series de televisión o películas, reflejada de tantas maneras diferentes, que en ocasiones no nos queda nada claro para qué sirven las damas de honor en las bodas. Lo cierto es que su función va más allá de acompañar a la novia en el paseíllo hasta el altar o el lugar donde se vaya a celebrar el enlace: en teoría, son las encargadas de ayudarle a vestirse, se aseguran de que no se olvide de ningún complemento y la acompañan incluso en el coche.

En realidad, sabemos que todas estas tareas suelen ir encomendadas a familiares, a la madre o al padre, así que realmente no se suelen emplear las damas para ello, por lo menos en nuestras bodas. Pero si estamos planteándonos tener una (…o varias, aunque pensad que puede ser un poco caótico reunir todo un séquito en el gran día), no está de más que sepamos en qué consiste su papel si queremos atenernos a la tradición.

¿Y qué hay de… los caballeros de honor?

No, no es una broma: la tradición dicta que los hombres también puedan contar con un amigo o varios como auxiliares, los que se conocen como caballeros de honor. Hoy en día es una tradición muy poco usual, pero antaño estas personas eran las encargadas de asegurarse de que no faltaba nada en lo referente a la organización de la boda: regalos, invitados, preparación del banquete… También podían ayudar al novio a vestirse, claro está, aunque en su caso no es algo tan trabajoso como sucede con la novia.

Si nos remontamos un poco más atrás en el tiempo, sin embargo, a la Edad Media, el rol de los caballeros de honor perdía cualquier cualidad honorable: eran los que se planeaban el “rapto” de la novia, esa peculiar y controvertida tradición mediante la que se imponían una serie de pruebas al enamorado para que la rescatase como condición para celebrar la boda.