Protocolo

La tradición de los pajes en las bodas

Bride With Bridesmaids Outdoors At Wedding

Dentro de esas posibilidades no obligatorias para organizar una boda se encuentra la de llevar o no niños como pajes. Si decidimos hacerlo, ¿hay alguna norma que debamos seguir?

En realidad, hay poco escrito sobre el hecho de llevar pajes en las bodas. Sabemos que lo habitual es escoger niños que tengan una relación estrecha con la pareja: normalmente que sean familia cercana, como hermanos pequeños o primos, pero también pueden ser ahijados o, en última instancia, los hijos de amigos, en caso de que no haya niños de edad adecuada en la familia. No hay restricciones, aunque sí se suele decir que lo mejor es que no tengan más de seis años. Aunque va a ser difícil decirle que no a una pequeña ilusionada con ser paje si tiene un poco más… ¡esto ya queda a discreción de la pareja!

Lo normal es llevar dos pajes, aunque en algunas bodas puede haber hasta cuatro. Si se trata de un niño y una niña, mucho mejor.

¿Qué deben llevar los pajes?

Algunos pajes llevarán los anillos (en este caso deberán entregárselos al padrino antes de que comience la boda, claro está), y otros llevarán las arras en una cestita. Si hablamos de niñas, puede ser un detalle bonito el que vayan arrojando pétalos a su paso, para crear una colorida alfombra para la novia. Eso sí, si se trata de niñas muy pequeñas habrá que ensayar esto con bastante antelación, a pesar de ser una tarea sencilla, para evitar contratiempos en el momento clave.

¿Cómo deben ir vestidos?

Al ser niños, deben llevar colores naturales y suaves, claros, de tonos pastel. Es conveniente que se ajusten en la medida de lo posible al estilo que lleven los novios en sus propios trajes. Con respecto a los complementos, lazos… aquí hay más libertad, y ya serán sus padres quienes decidan cómo arreglar estos pequeños detalles.