Tradiciones

La tradición de romper vasos en la boda

vasos cristal boda

Con el trabajo y el cuidado que ponemos en preparar todos los elementos de nuestra boda, ya sean decorativos o no… ¿por qué habríamos de romper vasos? Os contamos en qué consiste esta curiosa tradición, y vosotros decidiréis si queréis incorporarla.

Quizás lo hayáis visto en alguna boda a la que habéis acudido: tras el primer brindis con el champán, los novios arrojan a su espalda las copas en las que han bebido. Otras veces se trata de una tradición que se extiende al resto de invitados, convirtiéndola así en una fiesta de cristales rotos y consecuente diversión. En algunos países hay una variante: son los familiares y amigos de los novios quienes, antes de la boda, se dedican a romper vajilla en su honor. ¿De dónde viene todo esto?

Ruptura… o evolución

¿Qué significado puede haber para algo así? Como tantas otras tradiciones que se centran en la (aparente) ruptura de algo, el simbolismo entronca con esa vida que se deja atrás, que se “rompe” para dar paso a una nueva. Es el motivo por el que muchas veces son sólo los novios, los que se embarcan en esa nueva etapa, quienes rompen sus copas. Puede que a algunos no os guste ver el matrimonio como una ruptura con lo anterior sino como una evolución… en ese caso, si el rito os llama la atención u os parece original, tal vez queráis readaptarlo, reconvertirlo a esa otra idea. ¡Nada impide usar la imaginación a la hora de planificar una boda, en cualquier detalle!

En las bodas judías también se lleva a cabo el citado rito, con una variante. Los novios, tras el primer brindis, colocan las copas en el suelo y las rompen de un pisotón (o al menos lo intentan, no parece que sea tan sencillo). En este caso el significado es un poco diferente: se hace como recuerdo a la destrucción del templo de Jerusalén.