Tradiciones

Las bodas con falsos curas, una tendencia en Japón

Depositphotos_19630469_xs

De todos es sabido lo mucho que les gusta a los japoneses el seguir los modelos occidentales en todo, incluso en las bodas. Si para ello tienen que buscarse a alguien que haga de cura, aunque no lo sea de verdad… ¿por qué no?

El ritual de celebrar una boda es, quizás, uno de los que más puede variar en función de la cultura histórica de una región. En Japón, la tradición sintoísta y budista sigue determinando en gran medida cómo se celebran los matrimonios. Pero cada vez hay más personas que, como en tantos otros aspectos culturales, prefieren seguir los modelos occidentales. El problema es que no siempre resulta sencillo encontrar un cura en dicho país…

No hay problema con eso: si no hay cura, se lo inventan. O por decirlo de otra manera, hay muchas agencias de organización de boda en Japón que preparan una ceremonia cien por cien occidental y contratan a personas para que hagan el papel de cura. De hecho, se trata de uno de los trabajos temporales más extendidos entre los extranjeros.

En el blog Japonismo nos cuentan que las ceremonias que imitan las bodas occidentales no tienen nada que envidiar a éstas: desde la capilla hasta los trajes, todo es exactamente igual. En cuanto a los requisitos que se piden para trabajar como cura en estos eventos, nos dicen que basta con conocer medianamente el idioma y, por supuesto, tener mucha “cara de occidental”. Es una forma sencilla de ganarse un dinero extra para muchos inmigrantes, que comentan que, a pesar de que no es más que aprenderse un guion, las parejas japonesas son muy estrictas y exigen (como cualquier persona en el día de su boda, claro) una gran perfección a la hora de plasmar lo mismo que han visto tantas veces en cine o televisión.