Organización

Las bodas en los videojuegos

marriage button

No, no vamos a hablar de personajes de videojuego que se hayan casado, aunque seguro que se os vienen muchos a la cabeza con sólo pensar un poco. ¿Pero se os ha ocurrido cómo sería casarse online, tan sólo con los personajes del juego como invitados?

Esto puede parecer una excentricidad, pero cada vez lo es menos. Lo cierto es que el medio online, ya sea a través de videojuegos o páginas de contactos, se está convirtiendo en una de las opciones para conocer pareja y comprometerse más relevantes en la actualidad. Pero no siempre es fácil dar el paso más allá, “desvirtualizarse”, como se suele decir. Todo pasa, generalmente, por que uno de los dos vaya a vivir donde se encuentra el otro… una decisión nada sencilla si hay océanos de distancia por medio.

De este modo, las bodas online suponen una forma simbólica de representar ese enlace, de dejar claro que no es sólo una “chiquillada” y va más allá del juego. No hay que considerarlo algo propio de frikis, entendiendo este concepto (como tantas veces se hace) en un sentido peyorativo; los hábitos y los espacios de socialización han cambiado, eso es algo innegable, y la validez de una pareja que se haya formado en el ámbito online puede ser tan sólida e indiscutible como cualquier otra… o como cuando anteriormente se hacía lo mismo a través del correo postal, por ejemplo.

Algo habitual en los multijugador

Algunos juegos masivos multijugador, como World of Warcraft, saben bien lo que es celebrar una boda online entre dos jugadores; de hecho, en sus foros se pueden incluso encontrar guías para oficiarlas de  manera que resulten divertidas y entrañables a la vez. En otros juegos como Maple Story o Ragnarok Online las bodas se han convertido casi una parte fundamental de la narrativa interna; el primero de ellos, de hecho, llegó a revelar estadísticas en las que aseguraba que su porcentaje de matrimonios exitosos superaba a los que se mantenían como tales en la vida real.