Ellas

Las rosas en el ramo de novia

Wedding Roses

Las rosas son, quizás, las flores que más rápidamente nos acuden a la mente al pensar en nuestro ramo de novia ideal. ¿Sabéis que cada tipo o color de las mismas puede tener un significado?

Cualquier novia sabe que escoger el ramo para la boda no tiene por qué ser únicamente cuestión de gusto. Si queremos conseguir un toque original, podemos dejarnos guiar por el lenguaje de las flores y el especial significado de cada una de ellas. Las rosas no escapan a esto, claro está. Si nos han gustado desde siempre y las convertimos en las elegidas para acompañarnos en el gran día, puede ser intereresante ir un poco más allá y conocer qué tipo de rosa es el más indicado para lo que queremos transmitir, para guardar ese recuerdo especial y significativo del día de nuestra boda.

Cada color, una idea distinta

Las rosas rojas son las más conocidas, y su color intenso no deja lugar a dudas: son, desde luego, las flores del amor. Representan con fuerza esta idea, y si queremos dar ese toque romántico a la ceremonia nada mejor que escogerlas.

Las rosas blancas, por su parte, cumplen una función similar a la del traje de novia, que sabemos que tradicionalmente es blanco para simbolizar la inocencia y la pureza. Lo mismo sucederá con un ramo formado fundamentalmente por esta clase de flores. Por su parte, tenemos también la posibilidad de escoger rosas amarillas, que representan un equilibrio entre las dos que hemos mencionado y simbolizan la alegría del momento, así como la amistad (que debe existir como un vínculo entre los contrayentes) y el agradecimiento por la felicidad compartida y cristalizada en la boda.

¿Qué nos recomiendan los expertos en el lenguaje de las flores? Quizás lo más adecuado para un ramo de novia sea la combinación entre las rojas y las amarillas, que lanzarán a los cuatro vientos ese mensaje de felicidad por la sublimación del amor en el día de la boda. Pero también podemos decantarnos por mezclar las rojas y las blancas, que sin duda aportarán la idea de unidad y amor indisoluble.

  • Pingback: Bulgaria, el país de las rosas