Organización

Las ventajas de las bodas invernales

El frío, las lluvias y el mal tiempo pueden hacer que la idea de celebrar una boda durante el invierno quede descartada automáticamente. Sin embargo, las ceremonias invernales tienen su encanto y muchas ventajas con respecto a las que tienen lugar en primavera o en verano. ¿Quiere saber por qué?

Un coste inferior

Celebrar una boda durante los meses más fríos del año es mucho más barato que hacerlo durante el verano, ya que, al considerarse temporada baja, el invierno ofrece unos precios mucho menores que los que se ofertan durante la época estival.

El poder del fuego

Como un poco de calor nunca está de más, las antorchas, las velas y todo tipo de utensilios relacionados con el fuego pueden ser los protagonistas de la decoración de tu ceremonia, lo que, además, le dará un aire muy acogedor al enclave donde tenga lugar el enlace.

Nada de esperas

En ocasiones, las iglesias tienen unas largas listas de espera y no es posible que las parejas contraigan matrimonio el día deseado. No obstante, esto suele ocurrir en verano, ya que es la época del año en la que se celebran más bodas. Sin embargo, en invierno no suele haber ningún problema en elegir la fecha ansiada.

Comedores de ensueño

Siguiendo con la temática del fuego, si decides organizar tu boda en invierno podrás elegir un comedor para celebrar el banquete donde las chimeneas invadan la estancia y le proporcionen un ambiente hogareño al local.

Y es que celebrar un enlace en invierno también puede ser una gran idea debido a que el frío no permite lucir escotes de vértigo ni llevar a cabo ceremonias en la playa, pero sí ofrece un sinfín de bellas posibilidades.