Tradiciones

Lluvia de pétalos para los novios

lluvia-petalos-00

Hace un tiempo hablamos de las tradiciones, sus orígenes y explicaciones, entre ellas nombramos a la conocida lluvia de arroz sobre los novios al finalizar la ceremonia.

Algo que muy pocos saben es que con el mismo significado: muestra de deseo de fertilidad con la esperanza de que la nueva pareja tenga una prolífera descendencia, se puede utilizar la lluvia de pétalos.

Esta, además de ecológica y alejarnos de la culpa de sentir que tiramos comida en tiempos de hambre y escasez, realmente se ve mucho más bonita y original.

Ahora bien, la pregunta tradicional es cómo hacer para que en nuestra boda no nos llenen de arroz y en cambio nos empapen de bellos y suaves pétalos de flores. Las opciones son varias y cada una es perfectamente adaptable al estilo de bodas que desees realizar.

girl-flower_1Una idea muy usada es la de poner varias niñas, iguales a las del cortejo, con cestas que bien pueden llevar los pétalos sueltos para que los invitados tomen de ellas los puñados necesarios, como cestas con bolsitas o conos con pétalos que se les podrán entregar a los invitados a medida que llegan o salen de la ceremonia.

La otra opción es colocar en lugares estratégicos del sitio donde se celebra la boda estas cestas con pétalos, de las que los invitados tomarán lo que deseen sin necesidad de que estén sostenidas por niñas.

Cualquiera de las dos formas dejarán claro que los novios prefieren una tupida y bella lluvia de pétalos a una de arroz. Por si temes que no lo comprendan nunca está de más una amiga o familiar que así lo indique. ;)

 

lluvia-petalos-6Así como puede ser muy decorativo y cómodo presentar los pétalos en cestas a fin de que los invitados tomen puñados para arrojar sobre los novios, también es una elegante idea presentar estos pétalos en bolsas que serán repartidas entre los que vayan llegando a la boda. He aquí dos propuestas de bolsas para pétalos:

- Bolsas de tul: sencillas y económicas pueden realizarse en casa con simples rectángulos de tul que se rellenarán y atarán con lazos en sus vértices.

– Bolsas de organza:
tan simples como las anteriores, se pueden adquirir en diversos colores a fin de que combinen con el resto de la decoración del evento.

Unas u otras pueden disponerse de diversas maneras: en cestas en la puerta del lugar para que los invitados las tomen, enlazadas en las sillas o bancos y utilizarlas como parte de la decoración o simplemente ser entregadas por los familiares y amigos cercanos en la salida de la ceremonia.

lluvia-petalos-9

Otra forma de darle a cada quién su parte pero de una forma que no implique momentos de apuro desatando lazos de las bolsas, esto es los cómodos conos y cucuruchos de papel o cartulina.

Esta idea además de fácil de llevar a cabo nos ofrece una maravillosa variedad de texturas y colores, con lo que se convierte en absolutamente combinable con todo tipo de decoración y sitios. Para realizar los cucuruchos ya sea en blonda o papeles de tarjetería encontrarás cientos de sitios con las explicaciones paso a paso.

La presentación depende del gusto de los novios, y en realidad es bastante similar a lo mostrado en los casos anteriores, esto es: una gran cesta con los conos dentro para que cada invitado tome el suyo o usarlos como parte de la decoración atándolos a las sillas o colgados de estas.

Un dato importante: según los expertos para llenar entre 8 a 10 conos de tamaño estándar se necesita 1 litro de pétalos.

lluvia-petalos-15Y si de volar hablamos nada como los divertidos cañones lanzadores de pétalos.

Estos cañones no solo son muy originales sino que además son geniales para alegrar todo momento de una buena fiesta, se trata de tubos de aire comprimido que solo necesitan un leve giro para lanzar una explosiva lluvia de pétalos hacia las alturas.

Se consiguen en cualquier tienda de artículos para fiestas, cotillón y disfraces; vienen en varios tamaños: desde los 30 cm hasta un metro.

Si tu elección son estos lanzadores de pétalos todo será mucho más sencillo ya que solo deberás contar con 4 o 5 amigos íntimos que estén preparados al final de la ceremonia para cumplir con su misión de desatar la lluvia de pétalos sobre los recién casados.