Protocolo

Los complementos del traje de novio

Wedding groom with corsage

Sí, aunque siempre se hable de la novia y de sus complementos, también él tiene algunos detalles que cuidar en lo referente a protocolo. Te contamos cuáles son. ¡No te preocupes, no son gran cosa!

Mucho se ha dicho sobre cuáles son los tipos de traje que el novio puede llevar en la boda, y especialmente cuáles no debe: se grita a los cuatro vientos que el esmoquin está completamente prohibido, por su condición de traje festivo, así como cualquier otro que posea un carácter diplomático. Pero lo que no se suele comentar tanto es qué hacer con el resto de complementos. ¿Cómo deben ser la camisa, la corbata? ¿Hay alguna norma que seguir? Hay algunas, en efecto, y veréis que bastante simples.

La camisa, siempre discreta

Las reglas que rigen la camisa para las bodas son sencillas: debe ser blanca, con un cuello normal (es decir, nada de cortes extraños, bordados o encajes) y con puños que permitan poner gemelos. Se recomienda que asome por fuera de la chaqueta aproximadamente unos dos centímetros, no más.

La corbata, igual de sencilla

Las mismas normas protocolarias básicas que hemos comentado para la camisa valen también para la corbata de boda: ésta debe ser igual de sencilla, lisa, y es importante que se escoja a juego tanto con el traje como con la citada camisa.

 ¿Y qué hay de los calcetines?

Podemos pensar que es absurdo que exista un protocolo, teniendo en cuenta que no se van a distinguir… pero sí, también hay una serie de normas para los calcetines del novio. Deben ser del tipo llamado ejecutivo, negros o al menos bastante oscuros, y sin bordados. Tienen que ir conjuntados a su vez con los zapatos, siempre oscuros y con la posibilidad de llevar una hebilla situada a un lado.

Como veis, no se trata de un protocolo complicado en absoluto. La elegancia, la sutileza y la sencillez son las premisas básicas para estos complementos.