Tradiciones

Los orígenes de la Marcha Nupcial de Mendelssohn

Los orígenes de la Marcha Nupcial de Mendelssohn

Todos estamos muy acostumbrados a escuchar la famosísima Marcha Nupcial de Mendelssohn mientras vemos cómo la novia entra a la iglesia del brazo de su padre o padrino, lo que ha hecho que lo veamos como algo natural.

Pero toda costumbre tiene su origen, y la música utilizada en las bodas no se queda atrás.

De este modo, para conocer los orígenes de esta embelesadora canción nos tenemos que remontar al siglo XIX, en concreto al año 1858, fecha en la que la princesa Victoria de Inglaterra contrajo matrimonio con el príncipe Federico Guillermo de Prusia. Al entrar a la Capilla Real de Saint Jame’s Palace, lugar que la pareja eligió para la celebración del enlace, la futura esposa hizo sonar la melodía de Mendelssohn para hacer una aparición triunfal en la iglesia.

Este aspecto gustó tanto a los presentes y a quienes se enteraron del hecho que los nobles empezaron a incorporarla en sus ceremonias, una práctica que luego pasó a implantarse en el pueblo llano y que, finalmente, se ha convertido en una tradición que aún sigue viva en nuestros días.

Sin embargo, con el paso del tiempo se han incorporado nuevas melodías que, aunque también son clásicas, se salen de la obra tradicional. Aquí nos encontramos músicas tan maravillosas como el Aleluya del Mesías de Haendel, la obra Di Himmel Erzählen de Haydn, el famoso Ave María de Schubert o el Gloria de Vivaldi.

Como ves, son muchas las melodías que puedes elegir al celebrar una boda tradicional, aunque ahora ya sabes que esta costumbre proviene del siglo XIX. ¿No es bonito que aún hoy siga viva en nuestra cultura?