Tradiciones

Los orígenes del pastel de boda

wedding cake

El pastel de boda forma parte de la gran mayoría de enlaces matrimoniales y, aunque cortarlo con una gran espada es una costumbre que ya se está perdiendo, incluirlo como colofón final de una ceremonia es algo por lo que se decantan la gran mayoría de los novios, quienes, hoy en día, suelen elegir tartas de lo más originales y rompedoras, especialmente si deciden celebrar un casamiento poco tradicional.

No obstante, y aunque ahora se incluyan como postre pasteles de boda utilizando los colores de temporada o haciendo uso de las formas más sorprendentes, el consumo de este rico dulce se remonta a varios siglos atrás y goza de una larguísima tradición.

Pero, ¿cuáles son los orígenes de la tarta nupcial?, ¿en qué momento de la historia empezó el pastel de boda a introducirse en la celebración de los enlaces matrimoniales? ¡Conozcamos más datos sobre este exquisito dulce!

En la Antigua Roma

Parece ser que, para conocer el origen del pastel de boda, tenemos que retroceder en el tiempo nada más y nada menos que 1900 años para llegar a la Antigua Roma, ya que, en esa época, los romanos les daban vida a pequeñas tartas elaboradas a base de sal y harina. De este modo, el novio ingería una parte de este pastel, mientras que el resto se rompía sobre la novia, lo que servía para bendecir a la pareja y atraer a la fortuna y a la buena suerte.

Fama mundial

Sin embargo, no fue hasta el siglo XIX cuando el pastel de boda adquirió fama a nivel mundial, una tradición que ha llegado hasta nuestros días y que, en la actualidad, simboliza la unión entre los recién casados, quienes deben cortarlo juntos y consumir las primeras porciones, aunque esta costumbre también se está perdiendo para dar paso a pasteles de boda individuales o a creaciones de lo más psicodélicas que, lejos de abogar por las tradiciones más ancestrales, se basan en sorprender a los invitados con formas y colores llamativos y originales.