Consejos

Los papeles necesarios para una boda civil

Married couple signing registration form

Si estás pensando en casarte por lo civil, ¿tienes claro todo lo que debes presentar? Te echamos una mano para que el papeleo no resulte tan engorroso.

Algunos trámites son comunes con las bodas religiosas, por lo que seguro que todos los conoceréis aunque sea de oídas. Evidentemente, lo más básico es tener el regla el DNI (y esto es algo que a muchas personas se les pasa, por increíble que resulte). En el Registro Civil es necesario solicitar el certificado literal de nacimiento, así como el correspondiente de empadronamiento o de residencia que nos expedirán en el Ayuntamiento o en la Junta del Distrito. Tanto uno como otro tienen trámites telemáticos, por suerte, que nos facilitarán mucho la tarea: en el caso del certificado de nacimiento podemos acudir a la web del Ministerio de Justicia, mientras que para el de empadronamiento podremos dirigirnos a la página de nuestro Consistorio.

Hace falta también que realicemos una declaración jurada, firmada, que dé fe de que el estado civil actual es soltero. Para esto no hay realmente una plantilla obligatoria, pero en páginas dedicadas a bodas o trámites legales seguro que encontramos muchos modelos que nos pueden servir.

Otras condiciones especiales

Si tenemos otra clase de condiciones especiales, por ejemplo si somos viudos o divorciados, también hay una serie de papeles que necesitaremos obtener antes de la boda:

  •  Los viudos deben aportar un certificado literal del anterior matrimonio y el de defunción del cónyuge.
  • Los divorciados, además de un certificado literal del pasado matrimonio, tienen que presentar la llamada inscripción marginal de divorcio.
  • Los extranjeros que no tenga nacionalidad del país en el que van a contraer matrimonio tendrán que acudir a su consulado para que les expida una fe de soltería.

Aunque no son demasiados papeles en el fondo y puede ser algo fácil de recordar, os animamos a que consultéis con un abogado o asesor si tenéis alguna duda. Más vale prevenir… antes de que un simple y frío trámite nos fastidie algo tan feliz como el día de nuestra boda.