Tradiciones

Los regalos de boda alrededor del mundo

Depositphotos_27456877_s

En torno a los regalos de boda siempre hay una cierta controversia. ¿Es mejor regalar cosas útiles para la vida en pareja o “caprichos” destinados al ocio y al entretenimiento? En algunas culturas tradicionales lo tienen muy claro.

Tener lista de boda o no, el “quedar bien”, el regalar dinero o dar un presente significativo… son debates que siempre aparecen al planificar cualquier enlace, pero que pierden su sentido si nos remontamos un poco más atrás, a la idea original. Es normal que los invitados a una boda o los seres queridos de la pareja quieran obsequiarles con algo, ¿pero no tiene más sentido que se trate de un regalo que les ayude realmente en esta nueva etapa de sus vidas, o quizás que suponga un símbolo de felicidad y afecto?

Alegría y buenos deseos

Es la idea que tienen, por ejemplo, en la India, donde lo habitual es que los asistentes o familiares regalen a los contrayentes joyas de colores. Independientemente del valor material que éstas puedan tener (y ya sabemos que las bodas indias se caracterizan por ser bastante fastuosas y no escatimar en costos), se hace desde tiempos inmemoriales como representación de la alegría que embarga a quienes van a compartir el gran día con la pareja.

En Sudáfrica o en Indonesia, en cambio, se entiende el regalo de boda como otra clase de símbolo: el de deseo de prosperidad. Así, lo habitual en estas regiones es regalar una olla o un gran saco de arroz. El significado está más que claro: la mayor muestra de prosperidad es que nunca falte algo que llevarse a la boca, y eso es lo que desean a los recién casados quienes hacen esta clase de regalos.

En nuestro mundo occidental, resulta difícil darle un nuevo sentido a esta costumbre, pero no es imposible, desde luego. Basta con reflexionar un poco, tal vez huir de la consabida lista de bodas, y escoger un regalo que aúne los dos conceptos: que sea útil, y al mismo tiempo que diga algo de nosotros; que tenga un significado especial y añadido que siempre regrese a la memoria de la pareja cuando lo vean.