Organización

Los seguros de boda crecen en Estados Unidos

Depositphotos_30761689_s

¿Qué es un seguro de boda? Más de una vez hemos oído hablar de ellos cuando se trata de actores o estrellas: sirven para prevenir de eventualidades ante una ruptura o posible divorcio. Pero también tienen otra cara un poco más “amable” que empiezan a popularizarse en EE.UU.

Ayer hablábamos de cómo celebrar una boda al aire libre y os dábamos algunos consejos fáciles de seguir para prevenir problemas relacionados, sobre todo, con las inclemencias del tiempo. Pero pensad en Estados Unidos, donde una “inclemencia” puede no ser una molesta lluvia o una tormenta… sino un repentino tornado que destruya todo lo que toca a su paso. ¿Qué hacemos entonces con la boda?

Éste es uno de los aspectos que han empezado a cubrir en Estados Unidos los seguros de boda. En un país donde el promedio que una pareja normal, de clase media, se gasta ronda los 26.000 dólares, no es de extrañar que los seguros vengan añadidos como una manera de prevenirse contra el mal tiempo, contra destrozos o anulaciones que puedan causar estos imprevistos, y también contra enfermedades que impidan la celebración del enlace. Incluso pueden servir para reclamar indemnización en caso de que algún detalle no salga como estaba previsto: por ejemplo, según nos cuentan de un caso real, si el chófer del coche de lujo o la limusina no llega a tiempo a recoger a la novia.

Y para los arrepentimientos…

Naturalmente, no se ha dejado de lado en estos seguros para bodas ese aspecto tan puramente norteamericano: la posibilidad de que uno de los dos integrantes de la pareja se arrepienta o la relación se rompa. En estos casos, es posible cobrar indemnización si la pareja termina con más de nueve meses de antelación con respecto a la fecha de la boda, para evitar posibles fraudes (anteriormente era habitual que se contrataran estos seguros por parte de parejas que se sabían próximas a la ruptura).