Organización

Los servicios de una Wedding planner

Wedding Checklist

Aunque ya te hemos hablado en multitud de ocasiones sobre los beneficios que tiene contratar los servicios de una Wedding planner, queremos aprovechar esta ocasión para hablarte sobre los aspectos que pueden provocar que el importe de este tipo de servicios varíe de una cantidad a otra.

Y es que ya son muchas las novias que se animan a contratar empresas donde estas profesionales se encargan de gestionar todo tipo de ceremonias, como es el caso de Exclusive Weddings, una entidad ubicada en Barcelona que también se ha apuntado a esta revolución dentro del sector de los casamientos. Pero veamos qué aspectos pueden permitirte ahorrar unos eurillos al contratar a una Wedding planner.

Un servicio de consultoría

Si no tienes idea sobre cuáles son los primeros pasos que debes dar para empezar con la organización de tu boda, puedes realizar una consultoría con una Wedding planner, quien te explicará, en unas cuantas sesiones, qué tipo de ceremonia puedes celebrar, e incluso te dará las pautas para que seas tú misma quien lo gestione todo. Así, este servicio de consultoría puede costarte unos 80 euros la hora, aunque la cuantía variará dependiendo de la época en la que te cases y de la Wedding planner a la que contrates, entre otro muchos factores.

Servicio de consultoría y gestión básica

Este servicio combina la consultoría con la organización de algunos aspectos muy básicos, como las claves para ubicar a los invitados en el comedor o el diseño de los centros de mesa, entre otros muchos aspectos cuya gestión suele tener un coste que oscila entre los 200 y los 400 euros.

El día de la boda

Si quieres que el día de tu boda sea perfecto, puedes contratar a una Wedding planner durante 24 horas para que lo tenga todo bajo control y no surja ningún imprevisto en el día de tu casamiento. ¿El precio de este servicio? Entre 500 y 1.500 euros.

Todo bajo control

Si quieres disponer de una Wedding planner que se encargue absolutamente de todo, este servicio te saldrá algo caro, ya que, aunque merece la pena contratarlo, el importe a pagar suele ser del 10 por ciento del coste total de la boda.