Tradiciones

Los votos de boda, ¿cómo escribirlos?

votos de boda

Escribir de manera personal los votos es una tradición que poco a poco se ha ido asimilando más a nuestras bodas, a pesar de que siempre había estado más ligada al mundo anglosajón. ¿Cuándo debemos escoger esta opción?

Antes que nada, es importante que hablemos con el cura si vamos a celebrar una ceremonia católica: en ésta es bastante relevante cumplir con los votos tal como están establecidos, sin que quepan variaciones. Al menos en primera instancia: puede que haya sacerdotes más o menos propensos a incluir los votos personalizados de una pareja, de ahí que sea necesario consultarlo antes. Muchos no pondrán pegas, ya que, al fin y al cabo, sigue siendo una muestra del amor que se profesan los novios y un bonito añadido para cualquier boda, sea del tipo que sea. En el caso de enlaces civiles lo más probable es que no haya ningún obstáculo por parte de la persona que la oficie.

Eso sí, tanto en un tipo de ceremonia como en otra, hay algo que no se nos puede ir de la cabeza: ¡hay que ser breves! Sí, quizás se nos ocurran mil y una cosas hermosas que decir de nuestra pareja… pero hay que tener muy claro dónde está el límite para no aburrir a los invitados o para alargar la ceremonia más de lo prudente.

Escoger una cita, una poesía…

Otra opción, si no somos capaces de entresacar de nuestro interior las palabras que nos parecen adecuadas (no siempre es sencillo), es la de recurrir a la cita de un libro o una poesía que signifique algo especial para nosotros, y que queramos que quede grabada como recuerdo imborrable de la boda en forma de voto. Lo mejor, no obstante, es ceñirse a esto y no irse mucho por las ramas: tal vez tengamos una canción significativa, pero no es precisamente lo más adecuado para esta clase de ceremonia. ¡Para eso está el posterior baile!