Consejos

Niños en las bodas

En todas las bodas hay niños, nunca falta una familia o pareja amiga que tenga hijos pequeños, y esto es un tema a la hora de controlarlos, sobre todo durante la ceremonia que suele resultarles aburrida. Si no tomas en cuenta esto y preparas algo que pueda mantenerlos contenidos durante la misma seguramente algún adulto, o sus propias madres, pasarán toda la ceremonia afuera con ellos, y se perderá este hermoso momento.

Aunque es cierto que en las Iglesias no suele haber lugares extras acondicionados a tal fin, no estaría de más que consultes ya que en más de una hay algún salón destinado a las reuniones de jóvenes o de enseñanza bíblica, el cual puedes solicitar para que los niños estén allí con alguna joven que los mantenga entretenidos durante la ceremonia. Si así fuera recuerda llevar con anticipación algunas juegos, papeles y lápices o lo que consideres necesario para mantenerlos atentos a otra actividad durante el tiempo que dure la boda.

En la fiesta ya es un tanto más sencillo, aunque su gran energía y excitación en una situación en la que todos los adultos están divirtiéndose suelen desbordarse, por lo tanto lo ideal es que los hagas sentirse parte de la fiesta como si ellos mismos fueran un adulto más. Prepara un menú especial para ellos, sírveles en platos y vasos de colores e irrompibles. Invítalos a bailar con los adultos y tenlos en cuenta a la hora de repartir el cotillón. Verás como se divierten tanto o más que sus propios padres.

Si se trata de niños demasiado pequeños no estaría de más tomar la precaución de un espacio donde sus padres puedan poner su carro de dormir o una pequeña cuña plegable. Lo demás es cuestión de saber llevar adelante cada situación imprevista que surja.