Organización

Reservar hotel para los invitados, ¿sí o no?

hotel

Todos queremos que nuestros invitados de boda estén lo más cómodos posible y que el día de la celebración sea para ellos tan especial como para nosotros. Así que seguro que pensamos en ahorrar molestias a quienes vengan de fuera y reservarles hotel. ¿Es una buena o una mala idea?

Muchos se echarán las manos a la cabeza al pensar en esto: después de todo lo que tenemos que planificar para la boda en sí, ¿añadir algo más? Pero pensad que en determinadas fechas puede no ser tan sencillo para nuestros invitados el encontrar un alojamiento; y también es posible que no cuenten con las facilidades o el tiempo para buscarlo. Quedaremos mucho mejor, y nos aseguraremos de no tener bajas de última hora, si nos encargamos nosotros.

Eso sí, esto exige que las personas que vengan de fuera confirmen su asistencia con bastante antelación. Gracias a las redes sociales lo tenemos mucho más sencillo: además de la inevitable invitación de boda que suele contestarse confirmando o no la asistencia, también podemos crear un grupo en Facebook para facilitar la rápida comunicación.

¿Quién corre con el gasto?

El gasto de las habitaciones para nuestros invitados puede ser considerable, y es algo que hemos de tener muy en cuenta antes siquiera de elegir un hotel concreto. Muchos nos ofrecerán descuentos, probablemente, si saben que se trata de una celebración de este tipo (y si solicitamos bastantes habitaciones). Pero si realmente no podemos asumir el gasto nosotros mismos, entonces siempre podemos optar por pagarlo a medias, de forma similar a lo que a veces se hace con los cubiertos.

En cuanto a la forma de comunicar que habrá reservas de hotel, algo que muchos invitados esperarán saber si nuestra boda se va a celebrar en un lugar poco accesible, mucha gente prefiere añadirlo a la invitación como una pequeña nota adicional, separada, que va incluida dentro de ésta. Es la forma más elegante de dar a entender que se trata de algo opcional y que no induzca a error.