Ellas

Tipos de ramo de novia: el domo

Depositphotos_3656322_s

Sabemos que hay varios tipos de ramos de novia que podemos escoger no sólo en función de nuestro gusto personal, sino también de lo que mejor complemente al estilo de nuestro vestido. Hoy os presentamos uno de los más usuales y versátiles, el domo.

Este tipo de ramo de boda posee otros nombres, por lo que quizás también lo conozcáis como posy, clutch o en bonche. Se caracteriza por tener un tamaño pequeño o mediano, con lo que resulta más discreto a todas luces, y también puede encajar bien con todas las alturas. El conjunto de flores quedan anudadas por su tallo mediante una pieza de tela o una cinta. Es un ramo perfecto para que la atención no se desvíe a él inmediatamente: nuestras miradas se posarán en él, por supuesto, pero pasarán a la novia enseguida. No significa esto que sea poco llamativo, claro está: podemos elegir combinaciones de colores que resalten el maquillaje de boda o los complementos sin resultar excesivos.

¿Qué flores escogemos para un domo?

El estilo del domo se adapta fácilmente a cualquier tipo de flores, especialmente si escogemos un tono monocromático, por lo que nuestra recomendación está en pensar cuáles son las más adecuadas según la temporada en que se celebre la boda. Si estamos en verano, ya sabemos que los colores pastel o más brillantes serán lo mejor; sin duda resaltarán si además la ceremonia es al aire libre, gracias al influjo del sol en su esplendor. Pero si estamos en otoño, podemos escoger flores como hortensias o incluso bayas, perfectas si pensamos en una celebración temática con motivo campestre. Cualquier flor redonda será adecuada para esta estación y encajará perfectamente en nuestro domo. Y, por supuesto, no nos podemos olvidar de las eternas protagonistas, las auténticas flores todoterreno: las rosas, idóneas en cualquier boda, se celebre cuando se celebre.