Tradiciones

Tradiciones de boda en el mundo: los indios cherokee

Depositphotos_3555760_s

De entre todas las tribus indias norteamericanas que conocemos, los cherokee son de los que nos vienen antes a la cabeza gracias a la cultura popular. ¿Qué os parece echar un vistazo más en profundidad a algo tan fascinante como sus tradiciones de boda?

Las bodas en la tradición cherokee tienen como objetivo la expansión y la preservación del clan, algo que se ha vuelto una necesidad imperiosa conforme han ido transcurriendo los siglos. Así que uno de los primeros requisitos es que no esté permitido casarse entre personas del mismo clan. La simbología está presente en la ceremonia desde el primer momento: como forma de representar la prosperidad y protección mutua que se espera de la pareja, el novio hará entrega a la novia de carne de venado, y ella a su vez le entregará a él una espiga de maíz. Algo así como nuestras arras, pero con un sentido mucho más evidente.

Curiosamente, no sólo los contrayentes tienen que realizar votos durante la boda. El hermano de la novia, si es que tiene, también debe realizar un compromiso: será el encargado de enseñar la tradición de la tribu y guiar por el buen camino a su futuro sobrino.

Los símbolos de unión y protección

No vamos a desgranar por completo la ceremonia de boda cherokee, ya que como suele suceder con esta clase de ritos ancestrales posee numerosos pequeños detalles, cada uno con su significado. Sí queremos hacer hincapié en dos bonitos símbolos que incluso podríamos adaptar si quisiéramos a nuestra boda occidental: los dos mantos, azul y blanco, que coloca el sacerdote y que representa la férrea unión de los contrayentes, y el collar de boda, compuesto por conchas, piedras, pieles y plumas, que ambos reciben como amuleto de protección. Seguro que os suena haber viso un collar de este tipo en tiendas de complementos exóticos, o tal vez imitaciones en establecimientos de bisutería. En realidad, si queremos dar un toque original a nuestra ceremonia, confeccionar uno no es nada complicado: sólo hay que tener un poco de paciencia para recopilar los materiales e ir introduciéndolos uno a uno. Puede ser una bonita manera de contar con un amuleto que signifique algo para la pareja; tal vez puede incluir conchas de un primer paseo junto al mar, o piedras de algún lugar especial.