Organización

Tres ideas originales para tarjetas de boda

tarjeta boda

La tarjeta de boda no tiene por qué ser un mero formalismo, gris y aburrido. Como tantos otros aspectos, podemos personalizarla para que sorprenda y deje un recuerdo inolvidable a nuestros invitados. Y para que deseen que llegue el día casi tanto como nosotros.

Un imán para la nevera

Uno de los principales problemas (…o de las principales excusas) que surgen para los invitados es que las invitaciones de boda se pierden entre la marea de papeles que tenemos en casa. Pues bien, si convertimos la nuestra en un imán para la nevera seguro que no dejarán de verla día a día. Y será muy difícil que se olviden de reservarnos la fecha.

Una “tarjeta” audiovisual

Si sabemos hacer nuestros pinitos con la edición de vídeo, podemos enviar una tarjeta de boda audiovisual a nuestros invitados, ya sea por correo electrónico o tradicional, en una memoria flash de pequeño tamaño. Es importante que no lo convirtamos en un corto, ojo: el vídeo debería seguir la regla de cualquier anuncio y no durar más de un minuto o minuto y medio. Lo suficiente para presentarnos e invitarles al evento, sin olvidarnos de los datos importantes: fecha, lugar de celebración. Y si  hubiera alguna norma de protocolo o vestimenta (en el caso de una boda temática), un vídeo puede ser una excelente manera de mostrarla y despejar dudas.

 ¡A por las redes sociales!

Ya hemos hablado en nuestro blog en alguna ocasión de lo útil que puede resultar tener un grupo de Facebook para controlar el número de invitados y no llevarnos sorpresas, por ejemplo. Pero el tema social no tiene por qué quedarse aquí, ni mucho menos. Si sabemos utilizar las redes, aprovechémoslo: creemos una cuenta en Twitter no sólo como “invitación de boda“, sino también para ir compartiendo los avances de los preparativos y anunciando novedades. Es un medio más accesible para algunos que un grupo de Facebook y de mayor inmediatez (aunque debamos ajustarnos a la limitación de caracteres). Por otro lado, no nos olvidemos de redes más visuales como Pinterest o Tumblr si queremos destacar imágenes o ir creando un pequeño álbum virtual previo a la boda.