Organización

Un cátering vintage para nuestra boda

Depositphotos_2891452_s

Tenemos vintage en todas partes: en la ropa, en los complementos, en los diseños de coches… ¿por qué no en nuestra boda? Una manera sencilla de dar ese pequeño toque a la ceremonia puede encontrarse en el momento del cátering.

Antes que nada, si nos estamos planteando esta opción para nuestra boda, debemos tener claro qué es el estilo vintage. Estamos hablando de un viaje al pasado, con todo lo que ello conlleva: colores más apagados que evocan la nostalgia, tonos ocres, menos brillantes de lo habitual… Si esto encaja con nosotros, adelante con ello. Pero si lo que queremos es una explosión de colores, entonces mejor pensar en otro estilo. ¡Tal vez una boda naif sea más adecuada para nosotros!

¿Qué elementos del cátering podemos personalizar?

No hay límite más allá del que nos dicte nuestra imaginación. Podemos empezar por la propia vestimenta de nuestros camareros: si el servicio de cátering se presta a ello, pueden vestirse con un estilo que recuerde a los comienzos del siglo XX, algo que sin duda sorprenderá a nuestros invitados nada más verlos si no lo hemos anunciado previamente. En las mesas podemos colocar pequeños complementos de época: teteras y tazas, antiguos marcos de fotos con sus arabescos grabados en su superficie, pequeños joyeros y cajitas de madera… Tal vez ni siquiera tengamos que buscar demasiado para conseguir estos elementos decorativos y cualquier otro del estilo que se nos ocurra; es posible que los tengamos en casa o en la de algún familiar. Es la magia del vintage, precisamente: lo tenemos mucho más presente en nuestras vidas de lo que creemos.

Por último, podemos poner la guinda del pastel ofreciendo cupcakes a nuestros invitados como postre de boda: un dulce que se ha puesto muy de moda hoy en día y que podemos personalizar de mil maneras diferentes. Hay recetas para todos los gustos, y en su superficie podemos hacer constar nuestro nombre y el de nuestra pareja, así como el día de la boda, convirtiéndolo en parte del recuerdo inolvidable de la misma.