Organización

Un menú mexicano para la boda

Ceviche marinated in pot

Escoger un menú exótico o diferente hará que nuestra boda sea inolvidable. Hemos hablado de la posibilidad, escogida por muchas personas hoy en día, de emplear la comida japonesa para ello; pero también podemos decantarnos por otro estilo tan popular como es el mexicano.

En un ránking de preferencias culinarias, la comida mexicana ocupa un lugar destacado, eso sin duda. Solemos pensar en esta clase de cocina como picante y pesada, sin embargo, y desde luego esa clase de digestiones no serán las que queremos fomentar en una celebración de boda, donde después de la comida viene el baile. Sin embargo, tenemos tres platos mucho más ligeros que darán ese toque original al banquete y al mismo tiempo resultarán sencillos de preparar si contamos con el cátering adecuado.

El pollo, siempre presente

Suena a frase hecha, pero es totalmente cierta: la dieta mexicana tiene una especial predilección por incluir el pollo en cualquier plato. Como una primera opción para el banquete de boda, tenemos por ejemplo el pozole, una sopa con grano que incluye carne de dicho ave o de cerdo, a gusto del consumidor. Sí, pocas veces se sirve sopa en una boda… pero pensad que si la celebramos en invierno, por ejemplo, muchos invitados lo agradecerán.

Podemos sustituir la tradicional ensalada por otra un tanto más peculiar añadiéndole manzana, convirtiéndola así en otro plato típico mexicano, y el cóctel o salpicón de marisco por el ceviche, muy similar. Si queremos lanzarnos a por el pollo como plato principal (en caso de que no lo hayamos empleado anteriormente), aquí nos encontraremos con mil y una posibilidades: desde el pollo con mole hasta el huarache de nopal. Y para terminar, cuando llegue el brindis, no podemos olvidarnos de un invitado que no suele faltar en ninguna fiesta, y menos aún puede hacerlo en un menú que personalicemos de esta manera: ¡el tequila!