Organización

Un reportaje pre-boda de cuento de hadas

Un reportaje pre-boda de cuento de hadas

La organización de una boda conlleva tener en cuenta multitud de aspectos, como la adquisición de las alianzas que unirán a la pareja en matrimonio, la elección del vestido de novia más hermoso, el diseño de las invitaciones o la realización del reportaje pre-boda, esta última una opción que, aunque no es elegida por todos los novios que van a casarse, resulta ideal para inmortalizar hermosos momentos y guardar, para siempre, las imágenes de los días previos a la celebración del casamiento.

Además, los reportajes pre-boda permiten que tanto los novios como su fotógrafo puedan darle rienda suelta a su imaginación, ya que son muchos los estilos que pueden utilizarse para darle vida a una de estas pequeñas obras de arte.

Sin embargo, si hay una que cautiva a muchas parejas, especialmente a las chicas, es aquella consistente en organizar un reportaje pre-boda de cuento de hadas que os transporte a un mundo que solo parece existir en las historias de fantasía.

Pero, ¿qué hace falta para preparar un álbum de fotos como este? ¡Ahí van algunas ideas!

Un castillo

Todo cuento de hadas que se precie tiene lugar en una hermosa fortaleza cuyo diseño es similar al del castillo de Praga, unas edificaciones que podrás encontrar en multitud de ciudades de España.

El vestuario

Siéntete como una auténtica princesa eligiendo un vestido de lo más glamuroso y dile a tu pareja que haga lo mismo. Y no olvides que la creatividad es lo más importante, así que no tengas miedo de elegir llamativos complementos, como sombreros, paraguas e incluso carrozas.

La ambientación

Ahora que ya tienes el castillo y los trajes, te faltará ambientar la escena. Para ello, puedes elegir un día nublado para darle un toque de misterio a tu reportaje pre-boda o, si lo prefieres, decantarte por tomar las fotografías con una puesta de sol de fondo.

Asimismo, también puedes incluir accesorios típicos de los cuentos de hadas, como el espejo de la madrastra de Blancanieves o los zapatos de cristal de Cenicienta.