Viajes

Un viaje de aventura para tu luna de miel

viaje de aventura

Normalmente asociamos el concepto de luna de miel a un viaje tranquilo, una manera de alejar de nuestra cabeza las preocupaciones y quebraderos de la preparación de la boda. Pero no nos olvidemos de que va a ser una sola vez en la vida… ¿por qué no ir a por todas?

Cada vez son más las personas que se deciden por un viaje de aventura para después de la boda. Es más costoso (aunque todos sabemos que el dinero invertido se suele recuperar), pero sin duda será mucho más inolvidable. Eso sí, hay algunas consideraciones previas básicas antes de lanzarse, nunca mejor dicho, a la aventura.

  • La época del año. Aunque parezca mentira, algo tan elemental se suele olvidar con frecuencia. Es posible que ese rincón asiático paradisíaco que hemos visto en revistas y documentales y que tenemos en mente sea pasto de los tifones en el momento del año que hayamos elegido para la boda. Normalmente será algo que nos recordarán en la agencia que escojamos, pero no está de más que lo tengamos nosotros en cuenta para evitarnos decepciones.
  • Hay que estar al tanto de los requisitos en cuanto a vacunación, pasaporte, etc. A veces tendremos que pasar una temporada de cuarentena obligatoria antes de visitar un país; otras veces nos pedirán cierta documentación, más allá del propio pasaporte, que no nos expedirán precisamente en dos días. Es la cara pesada, burocrática, de los viajes de aventura en la que muchos turistas se atascan irremediablemente. Y teniendo en cuenta que va a ser uno de los recuerdos de nuestra boda, más nos vale prevenir y no caer en el mismo lodazal.
  • El idioma. Está claro que tenemos cosas más importantes que pensar que en aprender un idioma para este viaje (sobre todo porque no es algo que se domine en unos pocos meses), pero es interesante que dediquemos un rato a familiarizarnos con las palabras más comunes. Seremos incautos turistas a los que es posible que algunos quieran dar gato por liebre, recordadlo bien.