Organización

Una boda a caballo

Bride and groom with horses

Todos queremos que nuestra boda sea original de un modo u otro, y si además somos amantes de los animales seguro que hemos pensado alguna vez en casarnos a caballo… ¿Es algo tan descabellado?

Lo cierto es que no. Cada vez son más las empresas que nos ofrecen esta posibilidad, que hasta no hace demasiado tiempo era algo propio del cine o la televisión; quizás de esas series protagonizadas por latifundistas cuyos hijos encontraban el amor y ofrecían a sus novias una ceremonia en la finca… No hace falta llegar a estos extremos para nada. Hay empresas que nos ofrecerán muchas facilidades para alquilar un caballo, tanto para el novio como para la novia, y aparecer de tal guisa en la boda. Eso sí, siempre y cuando nuestra ceremonia se vaya a celebrar al aire libre, como es lógico, en el campo o en una playa. Aunque parezca mentira, también en esto hay protocolo… y es que el caballo blanco debería estar reservado a la novia, igual que el vestido.

 El coche de caballos, una opción más común

Especialmente en el sur de España, que la novia o los novios lleguen a la boda en coche de caballos no es algo nada inusual. Encontraremos con suma facilidad compañías que nos alquilen esta clase de vehículo, así como el cochero, que puede ir vestido de época si queremos. En este caso también tenemos la posibilidad de elegir el tipo de caballo que queremos e incluso de solicitar que lleven los denominados “calzados” en las pezuñas en caso de que tengan que transitar por superficies deslizantes.

Los precios del alquiler de un coche de caballos, en contra de lo que podría parecer, no son tan elevados como el conseguir, por ejemplo, un coche de lujo o un deportivo descapotable. Tenemos alquileres desde 500 euros, perfectos para que ninguna pareja se quede sin cumplir su sueño de boda.