Organización

Una boda en un pueblo rural

Green forest

El campo puede ser el lugar perfecto para desconectar, dejar a un lado los nervios, respirar aire puro y olvidarnos por un momento del estrés escuchando el piar de los pájaros y sintiendo la suave brisa en la piel.

Entonces, ¿por qué no celebrar una boda en un pueblo rural? Y es que estos lugares no solo son geniales para evadirnos del mundo real en un paraje de ensueño, sino que, además, los pueblos esconden tradiciones con varios años de antigüedad que hacen que se conviertan en enclaves con un toque especial y mágico.

Asimismo, es importante destacar que, en el entorno rural, existen multitud de mansiones, castillos y masías perfectos para organizar cualquier tipo de ceremonia, ya sea íntima, multitudinaria, breve o de varios días, esta última una costumbre muy típica en muchos de los pueblos de nuestro país, en los cuales las bodas no se limitan a una celebración que comienza por la mañana y acaba por la noche, sino que pueden llegar a durar varios días.

Por otro lado, si te casas en un entorno rural también tendrás la oportunidad de incluir, en el menú de tu casamiento, productos típicos de las huertas del lugar, unos ingredientes cuyo sabor te sorprenderá tanto a ti como a tus invitados.

Además, celebrar tu enlace matrimonial en uno de estos parajes te brindará la posibilidad de festejar tu noche de bodas por todo lo alto gozando de la paz y la tranquilidad de una casa rural con spa. ¡La relajación está garantizada!

  • Ainhoa

    En Illescas, en la provincia de Toledo, hay una finca perfecta para la celebración de una boda, con espacio reservado para la ceremonia civil o religiosa incluido. Se llama La Quinta de Illescas