Organización

Una boda inspirada en las películas de Disney

Disney stamp collection

Cuando era pequeña, me apasionaban las películas de Disney y, durante la época de los Carnavales, eran muchas las chiquillas que se disfrazaban de sus princesas favoritas.

Sin embargo, a medida que va pasando el tiempo nos olvidamos de lo que sentíamos cuando veíamos las películas de Disney; de aquel placer que invadía nuestro cuerpo cuando el príncipe rescataba a la protagonista de la historia y la salvaba de las garras del malvado o la malvada del cuento.

¿Qué te parecería revivir aquellas maravillosas sensaciones? Para ello, puedes celebrar una boda diferente inspirada en las películas de Disney. ¿Te animas?

La Sirenita

La Sirenita fue la primera película creada por Walt Disney que vi en el cine, por lo que conservo un bello recuerdo de ella. ¿A ti también te encantó este largometraje protagonizado por una sirena que quería convertirse en humana? En ese caso, organiza una boda inspirada en este filme ataviándote con un vestido de novia que simule el cuerpo de una sirena y decorando el lugar donde festejes el banquete de bodas con elementos marinos tales como conchas, cangrejos de colores y peceras. Si, además, celebras tu casamiento en la playa el éxito será absoluto.

El Jorobado de Notre Dame

A pesar de que su estreno me pilló algo más mayor, El Jorobado de Notre Dame siempre me ha parecido una película maravillosa. Y, aunque no es plan de colocar una joroba falsa sobre la espalda de nadie para celebrar una boda inspirada en esta historia, lo que sí puede ser una buena es organizar un enlace íntimo y viajar hasta París para celebrarlo, concretamente hasta la famosa catedral de Notre Dame, templo religioso en el que se desarrolla este maravilloso cuento.

Aladdin

¿A quién no le hubiese gustado ser la princesa Jasmin por un día para viajar sobre una alfombra mágica junto a Aladdin? Aunque desgraciadamente las alfombras voladoras y los genios que conceden deseos no existen, siempre puedes darle vida a una boda inspirada en Aladdin decorando el lugar con accesorios propios de la película tales como lámparas de aceite y alfombras sobre los suelos y paredes, así como ofreciéndoles a tus invitados un menú con varias exquisiteces procedentes de Arabia, país en el que se desarrolla una de las películas de Disney más exitosas de la historia.