Ellas

Vestidos de novia alquilados

En más de una ocasión hemos comenzado nuestros artículos haciendo referencia a la cantidad de gastos que implica una boda y lo difícil que resulta afrontarlos sin dificultad en estos tiempos de crisis. También hemos intentado brindarles a nuestras lectoras algunos consejos que permitan abaratar la boda sin caer en una fiesta vulgar y totalmente desprovista de magia.

Hoy hablaremos de una forma de economizar unos cuantos euros, que es quizás la más difícil de escoger aún cuando este ahorro sea necesario. Estamos hablando del alquiler del vestido de novia.

Todas nosotras soñamos casarnos con un bellísimo vestido, pero no tantas pensamos que es fundamental que este vestido quede en una caja para el resto de nuestras vidas como recuerdo de un día tan especial. De todas formas debemos admitir que sí hay muchas mujeres que creen en esto a rajatabla y por nada del mundo estarán dispuesta a ceder en dejar de lado esta costumbre de atesorar su vestido de novia cual si fuera un tesoro.

Comprar un buen vestido, de lograda confección y complejo diseño significa mucho dinero; en cambio puedes alquilar uno absolutamente similar por mucho menos; incluso a la hora de alquilar tienes dos opciones: alquilar uno usado pero en excelentes condiciones o uno diseñado y confeccionado para ser estrenado por ti.

Eso sí, el vestido alquilado se retira apenas unos días antes de la boda, por eso recuerda reservarlo con tiempo y dejar bien en claro cuál será la fecha exacta de la celebración.

Fuente e imagen: boda-estilo-hogar

Etiquetas: